COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONO: 635574330

lunes, 17 de mayo de 2010

LA CASA III...

LA CASA III "LA CAMA Y LOS JUEGOS ERÓTICOS"
Autora: Adela Ferrer
“La Casa III gobierna los hermanos, parientes, novios, sabiduría, pudor, consejo, verdad, letras, rumores que van de un lugar a otro y viajes.”
(literal del “Libro de los juicios de las estrellas” de Abraham Ben Ezra, tomo 1º, pág. 65).
.La Casa III es, por Casas derivadas, la Casa 4º de la Casa XII, es decir, "la casa" -con minúsculas- (el lugar) en el que dormimos: la cama (-por pertenecer el sueño -en el sentido de descanso- a la Casa XII.)
O sea, que en la Casa III está el dormitorio, la cama, el lugar de descanso y de juegos y...
¿Con quienes jugamos"?: con los hermanos cuando somos niños; con los compañeros del colegio cuando vamos a la escuela y salimos al recreo; con los compañeros de trabajo cuando somos adultos y salimos a almorzar...
¿Y quién no jugó a "papás y a mamás" y a "médicos y enfermeras" con sus primos (Casa III), con sus colegas de clase (enseñanza primaria:Casa III) o en sus vacaciones de verano en aquellos lugares conocidos a los que viajábamos habitualmente (Casa III)?.
¿No son esos los juegos más parecidos a los que jugaban Venus y Marte en ausencia de Vulcano? ¿De dónde sale la probabilidad de echarse un amante más que de las relaciones de compañerismo?: de los viajes de fin de semana, de los cursillos y de la amena conversación, propias todas ellas de la Casa III?
.¿Qué planeta goza en la Casa III?: La Luna, inconstante como ningún otro planeta, al igual que cierto tipo de relaciones de "esto sólo es un entrenimiento, no nos vamos a comprometer".
.La Casa III antiguamente significaba el caballo propio, la montura, el carruaje o el medio de locomoción sobre el que uno va "montado". (la Casa XII correspondía a la relación del sujeto con los grandes animales de montura, ya que los animales pequeños y el ganado se vén en la Casa VI, igual que los siervos, con perdón)
Cuando Saturno llegaba a la Casa III, había que decirle al consultante que su caballo le iba a dejar, moriría, dejando al consultante como peatón (eso mismo conviene ahora pronosticar a propósito del automóvil.)
Cuando Júpiter llegaba a la Casa III, el consultante se marcharía de la consulta tan contento, pues iba a obtener por algún medio un caballo nuevo al cual montar (hoy en día suele traernos un nuevo coche).
La "monta", con perdón, no sólo es subirse a lomos de un corcel, o conducir un estupendo deportivo, sino que también significa en castellano la copulación y todos hemos oído groseras expresiones a propósito de aquellos que tienen un "picadero" (o pisito discreto en Corrientes tres cuatro ocho) o de quienes tienen trato carnal con una "buena jaca".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...