COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONO: 635574330

jueves, 31 de mayo de 2012

OFIUCO...


Si tú eres una de esas personas que naciste entre el 29 de noviembre y el 17 de diciembre —el tiempo del hombre con la serpiente— según una síntesis horoscópica digital, eres un buen intérprete de sueños, tienes talento premonitorio, atraes buena suerte, tienes altos ideales y buscas el conocimiento, tienes una pasión natural para la alquimia y la sanación, te gustan los colores brillantes, te número es el doce y podrías ser un buen arquitecto (como Imhotep). 
Según el psiconauta de lo oculto Steve Wilner, Ofiuco está relacionado con la alineación con el centro de la galaxia, al estar alineado con la hendidura de la Vía Láctea cerca del solsticio de invierno.
En la entrada de Wikipedia de Ofiuco se dice: 
«También se hace referencia a esta constelación en  las profecías de Nostradamus, en las que se le relaciona con predicciones para la fecha de 2012». 
Aparentemente Nostradamus, en el llamado Libro Perdido, habló de esta constelación como el signo secreto, el cual definiría el momento del Apocalipsis. 
¿Tiene esta aparición viral de Ofiuco en el mainstream media una misteriosa relación con una agenda apocalíptica o simplemente se trata de una maniobra para alimentar una crisis masiva de identidad y fomentar así la confusión que para algunos ha sido históricamente rentable?
Algunas personas han tomado esta ola informativa como una campaña anti astrología, un coup desde la ciencia. 
Curiosamente hace unas semanas salía un estudio científico que parece probar que el momento en el que se nace afecta el comportamiento de una persona, algo que ha sido llamado biología estacional y que los astrólogos vieron como una comprobación de la validez de su disciplina (aunque este estudio solo determina que las condiciones de luz en las que se nace afectan la conducta y el humor a largo plazo). 
Ahora esta revelación, desatada por las declaraciones de Parke Kunkle, miembro del Minnesota Planetarium Society, al Minneapolis Star Tribune y replicadas por el mainstream de los medios parecen dejar mal parada a la astrología.
Sin embargo, los astrólogos han salido al quite defendiendo su disciplina, diciendo que la astrología occidental “se basa en el zodiaco tropical, que está basado en las estaciones, no en los signos”, esto según el astrólogo Jeff Jawer, que añade que solamente las personas que sigan el zodiaco sideral tendrían que tomar en cuenta la precesión de la Tierra; en el zodiaco tropical los signos son fijos, por lo cual tú signo no habría cambiado. 
La ciencia podría estar ignorando la “ciencia” en la que se basa la astrología, como advierten en un blog del Washington Post, en el que se dice que los puntos de referencia no son las estrellas: «son los equinoccios y los solsticios que hacen entre sí los cuatro puntos cardinales que determinan los signos. 
Las estrellas solamente nos ayudan a localizar esos puntos que determinan los signos».
La popular astróloga Susan Miller le dijo a ABC que esta situación es ridícula: 
«Sabíamos de esto [la precesión] desde hace años. Las constelaciones no sugieren lo que está por venir, ¡son los planetas! Las constelaciones son un instrumento de medición».
Más allá de este anuncio, una forma de entender el zodiaco podría ser como un mapa simbólico, un mapa de los ciclos y procesos del ser humano como espejo del universo. 
Como un espejo mágico en el que el hombre proyecta su consciente y su inconsciente colectivo y, en esa operación mágica, el zodiaco refleja su consciencia bajo ciertos patrones. 
Por esta razón la astrología y sus signos pueden concebirse como un diagrama de psicología cósmica a través del cual los iniciados de la antigüedad estudiaban a los arquetipos de la mente humana y las diferentes cualidades del hombre en su flujo constante y en su interrelación con el cosmos; el sistema de 12 signos y las cualidades específicas de cada uno son definidos a través de conocimientos esotéricos que buscan reflejar de la mejor forma la armonía del universo tanto matemática como simbólicamente. 
En este sentido puede decirse que más que ser el parámetro del Sol, las constelaciones del zodiaco son el parámetro del hombre (pero en el hombre está el Sol).
El nuevo zodiaco quedaría así:
Capricornio: Enero 20 – Febrero 16
Acuario: Febrero 16 – Marzo 11
Piscis: Marzo 11- Abril 18
Aries: Abril 18- Mayo 13
Tauro: Mayo 13- Junio 21
Géminis: Junio 21- Julio 20
Cáncer: Julio 20- Agosto 10
Leo: Agosto 10- Septiembre 16
Virgo: Septiembre 16- Octubre 30
Libra: Octubre 30- Noviembre 23
Escorpión: Noviembre 23- Noviembre 29
Ofiuco: Noviembre 29- Diciembre 17
Sagitario: Diciembre 17- Enero 20
“Los antiguos creían que la teoría de que el hombre había sido hecho a imagen de Dios debía de entenderse literalmente. 
Mantenían que el universo era un gran organismo no de forma distinta al cuerpo humano y que cada fase y función del Cuerpo Universal tenía una correspondencia en el hombre. 
La más preciosa Llave de la Sabiduría que los sacerdotes comunicaban a los iniciados era lo que llamaban la ‘ley de analogía’. 
De esta forma, para los antiguos, el estudio de las estrellas era un ciencia sagrada, ya que veían en los movimientos de los cuerpos celestes la actividad siempre presente del Padre Infinito”. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...