COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONO: 635574330

domingo, 16 de agosto de 2009

MARTE Y LOS HOMBRES ESTÁN ALUNADOS

El engaño, trampa o mentira se puede convertir en realidad
MARTE Y LOS HOMBRES ESTÁN ALUNADOS
Boris Cristoff, Montevideo 16/08/2009
Marte siempre anuncia agresiones y guerras
El Marte yanqui
El Marte venezolano
EL ENGAÑO MARCIANO
Nuestros correos estén llenos de mensajes sobre que dentro de once días, el 27 de agosto, Marte se verá tan grande como la Luna. Lo malo no es que esos mensajes aparezcan como chorizos spam sobre nosotros, sino que no es verdad. Marte no se verá en el cielo ni será más grande que siempre y mucho menos igual a la Luna. Para que Marte se vea igual a la Luna debemos viajar en un cohete hasta Marte y entonces sí, se verá mayor que la luna pero estaremos "alunados"
Lo peor de esto es el descrédito que sufrirán colegas astrólogos que envían y reenvían este error, porque se están colgando del cuello frente a su público y les dan más pretextos a los enemigos de la Astrología. Paren por favor.
LA NASA INFORMA EL ORIGEN DE ESTA MENTIRA,
TRAMPA O ENGAÑO CELESTE:
"Por sexto año consecutivo, un mensaje sobre el planeta rojo en todo el mundo infecta las casillas de correo electrónico. Se instruye a los lectores a salir por la noche el 27 de agosto para ver en el cielo que "Marte se verá tan grande como la luna llena"
Lo que sucederá esa noche del 27 de agosto es no ver nada. Nada. Marte no estará allí. En esa fecha, el planeta rojo estará cerca de 250 millones de kilómetros de distancia de la Tierra y totalmente ausente del cielo.
El exabrupto sobre Marte comenzó en 2003 cuando Marte estuvo a 56 millones de kilómetros de distancia, pero tampoco se vio más grande por eso. La diferencia es mínima para nuestros ojos en esa proporción ¿De qué sirve saber que una hormiga de un centímetro de largo se vea de pronto diez veces mayor? Queda igual.
Esta desproporción conceptual es análoga a cuando se dice que "aunque la mona se vista de seda, mona se queda"
SIN EMBARGO, OJO AL INCONCIENTE COLECTIVO
Pero la sabiduría popular también dice que "cuando el río suena, agua trae"
En 1938 cuando Orson Welles irradió la novela sobre una invasión marciana en la Tierra, los estadounidenses se estremecieron como si fuera verdad. No fue por ignorantes, sino porque su instinto les dictaba que estaban ante una gran desgracia colectiva. Por lógica los EEUU estaban seguros de no entrar en la guerra que se preparaba en Europa. Su presidente Roosevelt había jurado y perjurado que esta vez los EEUU no entrarían en ella. Pero bastó que Japón atacara una isla en Hawai para que se diera vuelta como una media y declarara la guerra a Alemania, Italia y Japón. Terminada la guerra el saldo fue mayor pérdida de vidas humanas en guerra de su historia. Aquel instinto era válido.
La novela alertó sobre la Guerra de verdad
Halley es un mal mensajero
Algo análogo pasó en 1910 cuando Flamarión asustó a Europa de un fin del mundo por el pasaje del cometa Halley. No sucedió nada con el cometa, pero cuatro años después los europeos se vieron en una guerra de gases, tanques y trincheras que causaron 10:000.000 de muertos. Halley siempre se vinculó como un mal presagio. Este cometa me trae a la memoria la frase "Qué alegría me da, la visita cuando se va"
También en 1910 pero sólo en Alemania, hubo otro fenómeno que debió alertarlos de la desgracia colectiva. En 1910 apareció una ola literaria sobre catástrofes de todo tipo, que no trascendió al resto de Europa, pero que los alemanes compraron en profusión como nunca. Cuatro años después, Alemania inició la Primera Guerra Mundial y sufrió las peores consecuencias de ella con millones de muertos, gaseados y humillados por la peor inflación mundial y la pobreza que los llevó a una revancha guerrera en 1939-1945 que también perdió.
Libros catastróficos aparecen antes de catástrofes, aunque sean otras. "Las Luces Rojas del Destino"
En mi libro "Las luces rojas del destino" explico que la Humanidad en su conjunto, suele tener estornudos a los que no presta atención antes del resfrío. A esos síntomas análogos a los presentes pero en una dimensión menor, los denominé SPA, o signos precursores de acontecimientos.
No publiquemos más sobre la trampa de Marte, pero estemos atentos a otros peligros que esos síntomas sociales nos ofrecen. No será el 27 de agosto ni en días cercanos, pero Marte augura nuevas guerras o agresiones próximas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...