COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONO: 635574330

viernes, 18 de septiembre de 2009

EL DESTINO DE LA HUMANIDAD

EL DESTINO DE LA HUMANIDAD
PARTE IV
Capítulo 1 de la Tabla Periódica de la Historia (TPH)
Boris Cristoff
De mi libro "EL DESTINO DE LA HUMANIDAD" en doce capítulos
LA UNIDAD.
Si demuestro que el esquema inmutable de los signos es paralelo a las tendencias, sucesos y personajes históricos del pasado, que también son inmutables, entonces esta dupla forma un todo perfecto como la unidad orgánica del ser humano. Es debido a esa unidad por lo que podemos leer en el cielo lo que ocurre en la tierra, tanto en el pasado como en el futuro.
Está claro que para leer el cielo hay que aprenderlo de la Astrología clásica, esa madre cognoscitiva que nos parió hace seis millones de años.
Conocemos la mecánica celeste y por ello podemos prever con exactitud la posición de los signos, planetas, casas y aspectos. Como además conocemos algo de prehistoria y mucho más de historia desde hace 6.000 años, entonces la TPH ha podido armar el esquema de ese Eterno Retorno de las Mismas Cosas de Nietzsche.
Todas las ciencias actuales aceptan que exista una unidad universal, pero incongruentemente casi todas niegan la posibilidad que de los cielos se extraiga otra cosa más que medidas de años luz, composiciones químicas, mapas estelares y otros datos fríos sin calor humano.
El proceso mental de la Astrología es deductivo, yendo de lo general a lo particular, con una gran economía de esfuerzo investigativo. Si hay una unidad universal debe haber una unidad biológica y no al revés. En cambio casi todas las ciencias son más inductivas, de lo particular a lo general como "tomando al rábano por las hojas" Ellos van asegurando pequeñas partes de conocimiento de las que están plenamente seguros y las unen a otras pequeñas y análogas. Cuando comprueban que todas son de una misma familia de partes instauran una ley. Más tarde, pero muuuuucho más tarde, juntan varias leyes y por último decretan el nacimiento de una nueva ciencia, cada vez más especializada.
Según Roger Bacon la inducción es mejor que la deducción, porque mientras que de la inducción se pasa de una particularidad a una generalidad, la deducción es de la generalidad. Bacon quiere pasar de lo particular a lo general porque parte del YO, de su desconfianza frente a la Armonia Mundi, como si pudiera armarla sin ver el modelo. Los filósofos agrandados por sus aparentes descubrimientos y avances científicos no concientizan que todo proviene de un destino general que aquí se va a probar y de un destino particular que goza de una creciente confianza social en la Astrología. Partir de lo particular es partir de una ilusión personal y en cambio partir de lo general es aceptar lo ya existente, la misma dificultad de la pulga que quería domar al dinosaurio.
La demostración de este proceso inductivo se ve en sus productos, que son las gigantescas enciclopedias que nadie leyó en su totalidad. Las infinitas inducciones enciclopédicas contrastan por ejemplo con mi síntesis de todo el conocimiento general en doce páginas llamada Los Mapas del Tiempo, que no es el tema de esta obra.
La Astrología sólo exige conocer los doce signos, lo cual cabe en la palma de la mano y según Gallup todos ya conocemos. En los años setenta el 99% de los adultos conocían su signo natal y un 76% aceptaba las características de los signos. Hoy llega casi al 90%, en cambio ¿habrá un 1% que conozca a fondo una enciclopedia?.
Es por esta enorme diferencia entre Astrólogos y Cartesianos, que los que se amparan a las Ciencias cartesianas sólo ven partes aisladas del conocimiento y no llegan a reunir toda la realidad. Es por esto que se burlan de los astrólogos por saberlo todo y opinar de todo al mismo tiempo. Y es por esto que los inductivos tienden cada vez más en formar grupos de científicos para resolver un enigma, mientras Einstein en aislado les rompió todos los libretos en el siglo pasado.
Es que sus sistemas inducidos partiendo de cada persona tenían delante un rompecabezas sin solución y él les mostró de golpe el cuadro entero.
¿Podrá un salvaje inducir que una hoja es parte del planeta o será mejor que el brujo de la tribu se lo diga señalando el planeta?
Es como tratar de armar un repollo hoja por hoja o simplemente deshojarlo.
Esa es la diferencia entre inducción y deducción.
CONTINUARA ...

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...