COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONO: 635574330

lunes, 12 de enero de 2009

LAS CUATRO FASES DE LA LUNA

LAS CUATRO FASES Y LA ASTROLOGIA.
Dentro de la ronda Zodiacal la Luna recorre poco mas de 12 grados diarios aunque resulta el planeta más rápido y cercano, cada dos días y medio aproximadamente cambia de signo y su influencia es totalmente cíclica en su relación con la Tierra y el Sol.
LA LUNA NUEVA.
Es esta una fase de unión entre esta y el Sol dentro de la ronda Zodiacal, nos indica un nacimiento, un principio que deberá cristalizarse a lo largo de las restantes fases. Las personas nacidas con luna Nueva o con la Luna a menos de 45º por delante del Sol resultan instintivas y juveniles, subjetivas e impulsivas, la espontaneidad de sus propias reacciones les llevará a confundir lo real con lo abstracto, son personas que deberán descubrirse a sí mismas antes de aprovechar todas sus potencialidades. Esta Luna representa el período de siembra, de preparación, de inicio.
EL CUARTO CRECIENTE.
En este período asociaremos esta fase con una gran actividad que será poderosa y constructiva, será pues el momento para establecer las bases para el futuro y las personas nacidas con la Luna en esta posición podrá tener una voluntad de hierro e incluso cierta crueldad en el esfuerzo para promover sus ideales. Con esta fase Lunar será el momento de hacer cosas, de lanzarse a la actividad.
LA LUNA LLENA.
En esta posición la Luna se encuentra de 180º a 135º por detrás del Sol en estado de oposición o enfrentamiento al Sol, las personas nacidas con esta posición tienen una visión clara de la realidad y la capacidad de desprendimiento de relaciones pasadas. La Luna llena es también un nuevo comienzo siempre después de un final y representa el enfrentamiento de la parte masculina con la femenina, del día y la noche, de los instintos más básicos con los más elevados.
EL CUARTO MENGUANTE.
Son los nacidos con la Luna de 90º a 45º por detrás del Sol y las personas nacidas con esta posición tienden a experimentar una cierta crisis de conciencia e incluso a incorporar ideas a los sistemas ya estructurados, suelen resultar bastante inflexibles y tendrán un especial sentido del humor pero tendrán dificultades a la hora de aceptar las criticas.
Además de estas cuatro fases principales la astrología ha creado otras cuatro divisiones más que corresponden a los puntos intermedios de esta y de las cuales hablaremos en una próxima lunación.
FASES LUNARES II.
Hablábamos en el artículo anterior sobre las cuatro fases fundamentales del ciclo de la lunación, ese ciclo mensual por el cual la Luna se muestra cada pocos días de una forma diferente a los habitantes de la Tierra y a través de los cuales modifica muchas formas de comportamiento en los habitantes de este planeta, es ya un hecho demostrado que el elemento líquido de la vida se encuentra influenciado por los distintos movimientos de este planeta en relación a la Tierra y sus cuatro fases iniciales: Luna Nueva, Llena, Creciente y Menguante, modifican de forma cíclica la existencia del planeta.
Desde el punto de vista de la Astrología estas cuatro fases principales generan puntos intermedios en su misma cantidad por lo que quedarán como resultado ocho fases que, traspasadas a un tema natal nos darán una indicación veraz de hasta que punto o con que facilidad el individuo podrá realizar sus propósitos solares en la Tierra. Puede decirse que en términos interpretativos la Luna adquiere un papel mediador entre el ego consciente del hombre (representado por la Tierra) y su necesidad de una unidad espiritual siempre representada por el Sol. En el proceso de la evolución universal se crea una necesidad rotativa y constante de renovación que se verá completada en cada una de las distintas fases lunares, de esta forma la Luna Nueva creará una idea, una nueva necesidad que se verá completada de forma progresiva a través de cada una de las restantes fases en las que se irá formando una conciencia mas completa de la misma y encontrará su terminación o culminación con la Luna Llena representante veraz del final del ciclo creciente, este ciclo suele, de forma general, otorgarnos la adquisición de algún conocimiento que será utilizado en beneficio propio mientras que se mantenga la fase creciente ya que al iniciarse la fase lunar contraria, la del periodo decreciente, estos mismos conocimientos adquiridos suelen utilizarse con una mayor objetividad y casi siempre en beneficio de los demás.
Tenemos pues que en sus fases crecientes la Luna nos confiere la capacidad de adquirir conocimientos o experiencias que se canalizarán hacia nosotros mismos mientras que en sus fases decrecientes estos mismos conocimientos y experiencias serán proyectados hacia las demás personas.
LOS PUNTOS INTERMEDIOS.
Para entender bien estos puntos intermedios será necesario comprender la noción de aspecto o sea las distintas relaciones angulares que se formarán entre el eje principal de Sol-Luna, si el tipo Luna Nueva corresponde a la conjunción astrológica con el Sol y su prolongación a menos de 45º y, su fase siguiente es el Cuarto Creciente que tienen las personas nacidas con la Luna de 90º a 135ª su punto intermedio corresponde a las personas nacidas con la Luna entre 45º y 90º siempre por delante del Sol, esta nueva fase se denomina de TIPO CRECIENTE y las personas nacidas con esta posición desarrollarán siempre una gran compulsividad en la acción y desarrollarán un desafío de lo nuevo sobre lo antiguo, vivirán una fuerte lucha con el fin de lograr la confianza en uno mismo y por vencer los inconvenientes, serán personas que por lo general se sentirán oprimidas por su propio pasado, el presidente John Kennedy como claro ejemplo.
Si entre la Luna Nueva y la Creciente podemos definir el TIPO CRECIENTE como punto intermedio, entre la Luna Creciente y la LLENA tendremos el TIPO LUNAR GIBOSO, este tipo lunar corresponde a las personas nacidas con la Luna entre 135º y 180ª siempre por delante del Sol, esta posición dará personajes que darán una gran importancia a la madurez y al desarrollo personal por lo que tenderán a contribuir a la sociedad de forma muy positiva y dinámica ya que estarán dotados de una gran necesidad de trabajar hacia un objetivo concreto e incluso para una gran personalidad, prueba de este tipo son Napoleón I e Issac Newton.
La tercera de las divisiones de las fases lunares corresponde al tipo DISEMINADO y se encuentra en las personas nacidas entre la Luna LLENA y el Cuarto Menguante, dentro de la ronda zodiacal esta posición define a los nacidos con la Luna por detrás del sol, situada entre los 135º y hasta los 90º ya en su periodo decreciente por lo que sus nativos tendrán una fuerte necesidad de transmitir a los demás lo aprendido por medio de sus propias experiencias, este tipo suele actuar como un repartidos o diseminador de ideas, son personajes que pueden verse arrollados por sus propias causas, de este tipo lunar puede nombrarse a Jung y al mismo Hitler.
La última de las divisiones del ciclo lunar se encuentra entre el Cuarto Menguante y la Luna Nueva, su denominación astrológica es la del TIPO BALSÁMICO y pertenece a las personas nacidas con la Luna a menos de 45º siempre por detrás del Sol, está considerada una etapa de transición ya que para estas personas el pasado queda atrás con facilidad y la aproximación a la Luna Nueva anuncia una tendencia futurista, son muchos los visionarios y videntes que han nacido con Selene en esta posición, son personas que se orientarán hacia el futuro y capaces de sacrificios por un bien mayor, dos claros ejemplos de personajes nacidos con Luna TIPO BALSÁMICO son Robespierre y Abraham Lincoln. ©
Escrito por J.Lluis de Argila. (Astrólogo)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...