COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONO: 635574330

martes, 31 de marzo de 2009

LA INTELIGENCIA EN EL HORÓSCOPO

LA INTELIGENCIA EN EL HORÓSCOPO (PARTE II) La inteligencia humana no sólo consta de estas tres partes, sino que el ser humano posee además un YO que se adjunta en su cualidad de saber ponerse una meta y una orientación.
Así, sin un YO capaz de determinar, una inteligencia no tiene eficacia; carecería de meta, de sentido. Entonces hay que mirar a los tres planetas de la personalidad como factores de la inteligencia: Sol, Luna y Saturno, determinándose de este modo tres tipos de inteligencia: solar, lunar y saturniana
En las próximas entregas continuaré con la descripción de estas inteligencias.
PREGUNTA:
Trabajaremos ahora los planetas de la personalidad como factores de la inteligencia
La inteligencia solar:
El Sol, como fuente de energías vitales, tiene una posición central. Representa, normalmente, el lugar de la conciencia personal; de la autoconciencia. A través del Sol uno puede reflexionar sobre si mismo, auto-observarse. El Sol, como factor central del Yo, se interesa primordialmente por las cosas que son provechosas para el y que fomentan su propia expansión y brillantes. No obstante, el Sol tiene la capacidad de ser objetivo, sobre todo si es independiente y conoce sus propias capacidades. La autonomía y la responsabilidad personal son conceptos centrales para una inteligencia solar desarrollada. Capacita la formación individual de la personalidad y determina característica, nuestra originalidad.
La inteligencia Lunar:
Como la Luna representa nuestro Yo emocional, se trata de una inteligencia con matiz emocional que se orienta según el medio ambiente, la luna se deja determinar por el entorno. Se vivencia, se nutre y se confirma en la confrontación con el entorno. La
Luna siempre valoriza en conceptos de antipatía y simpatía, en bueno o malo, duro o cariñoso. Puede ser sensitiva y adaptable o cerrada y sufriente según los estímulos que reciba. Ahora bien, si la Luna funcionara sola, iría sin meta de una experiencia a otra y no podría extraer nada útil del momento vivido. Las reacciones de una persona lunar son inestables y dependientes del ánimo momentáneo.
No hay continuidad con la luna, salvo la gran necesidad de contacto. Resumiendo, nuestra cultura piensa en conceptos de conciencia solar, es decir, a través de una autoconciencia dinámica, vital y mental. La Luna en cambio es autoconciencia emocional; contrariamente al sol es dependiente de la toma de contacto con el entorno.
La inteligencia Saturnina:
La inteligencia saturnina tiene como meta estabilizar y garantizar la seguridad, y procurar el sentimiento de bienestar. En este sentido Saturno representa una inteligencia materno protectora, que cuida, alimenta y protege. Una inteligencia saturnina se ocupa preferentemente de asuntos que necesitan este cuidado. Se la encuentra en los terrenos de la historia, la arqueología, geografía, pero también en instituciones de seguros y, por su afán de orden en bibliotecas. Imagínense una Luna en una biblioteca: no tendría sistema y cada día buscaría un nuevo orden para sus libros y consolaría a cada cliente por no encontrar el libro que busca. Un saturnino sabrá siempre con exactitud que clase de libros tiene y dónde se pueden encontrar. Saturno es la memoria en la que almacenamos todo lo que es necesario saber. Desde el punto de vista de la inteligencia, se puede ser muy inteligente y saber mucho, pero no se es creativo, sino se suelta lo antiguo ni las seguridades establecidas. Para Saturno la seguridad y el orden son fundamentales, si esto no sucede, Saturno se rebela y aparece el miedo. El miedo no es bueno para la inteligencia, ya que, quien tiene miedo piensa equivocadamente, piensa torturadamente por el miedo y se reprime.
La interacción entre los tres planetas de la personalidad: Sol, Luna y Saturno es de suma importancia, si se consigue una interacción armoniosa, mucho mejor. La educación ideal de la inteligencia debe fomentar la interacción de estos tres factores.
En el nivel del Sol, se trata de fortificar la conciencia de sí mismo, la autoconciencia, mediante el cultivo de capacidades propias y autónomas; en el caso de la Luna se debe desarrollar la necesidad selectiva de contacto y con Saturno, mejorar la memoria y los instintos de seguridad. Se debe fomentar en el niño la alegría de cuidar y conservar, así como permitir a los instintos expansivos realizar sus experiencias. Con Saturno incorporamos la memoria, almacenamos ideas y conocimientos, en combinación con la Luna se crean contactos, comunicación e intercambios y con el Sol incorporamos la meta, la opinión propia, lo siempre nuevo.
Para concluir con la entrega de hoy, diremos que, para definir el tipo de inteligencia, el primer paso consiste en mirar la posición de los tres planetas de la personalidad: Sol,
Luna y Saturno, y luego la posición de los planetas de la inteligencia: Mercurio, Júpiter y Saturno. Habrá que ver cual es el planeta del YO dominante.
a) Un planeta del Yo tiene la mayor posibilidad de ser preponderante para la inteligencia cuando esta integrado a través de varios aspectos armónicos e inarmónicos con otros planetas, sobre todo con Mercurio y Júpiter.
b) Si el planeta del YO se encuentra en una posición fuerte en el signo, es decir en su parte mediana 12 grados o cerca, lleva bastante energía del signo.
c) Si el planeta se encuentra cerca de la cúspide de una casa, esta energía se puede utilizar en el entorno, esta capacidad es aceptada por el medio ambiente y puede ser utilizada.
d) Si el planeta del Yo se halla en un sector del sistema de casas que le corresponde cualitativamente por ejemplo el Sol en la parte superior casa 9,10y 11; la Luna en la parte del medio12-1 y 6-7; Saturno en 3-4, esto indica que la influencia del medio ambiente ha fomentado su desarrollo. Entonces se puede considerar a este planeta como determinante para la inteligencia y la mentalidad de esta persona.
Autora: Marta cohen - Recibido de Ptolomeo (Lista de Astrología)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...